Cargando

Suárez, con buques atuneros ‘a tope’

Tiempo de lectura: 2 mins

Una de las compañías mexicanas que ha experimentado uno de los procesos de solidificación más completos recientemente es Grupomar, la firma del empresario Antonio Suárez, que ayer anunció la llegada de su buque María Fernanda a Manzanillo, con mil 100 toneladas de atún congelado en bodegas. Esta empresa, que comercializa la marca Tuny, aseguró que este buque arribó a México “al tope de su capacidad”.

La llegada de estos buques pasa relativamente desapercibida en el escenario noticioso. Se da por hecho que es normal. Pero su importancia es toral, dada la guerra que existe en aguas internacionales por el atún como recurso escaso. De hecho, las empresas asiáticas inundan las aguas internacionales, y los conflictos brotan por todo el mundo. Ayer mismo, por ejemplo, hubo un gran escándalo entre la Isla de Jersey de Reino Unido y un pesquero francés que capturó 1.2 toneladas de atún aleta azul, una especie protegida, en aguas donde no debía hacerlo.

Por todo lo que ocurre en el mundo pesquero es que Grupomar resulta cada vez más fundamental. Esta empresa abastece a 40 por ciento del consumo de atún en el país, y lo hace produciendo hasta dos millones de latas de atún al día en su procesadora de Manzanillo.

El pasado 29 de julio inició la veda de verano, a la que la firma de Suárez se está sumando, anclando sus buques y garantizando las certificaciones de sustentabilidad de su flota, que cuenta con cuatro naves: Manzanillo, Oaxaca, Gijón y María Fernanda. La más nueva embarcación, que cuenta con su propio helipuerto, ha requerido una inversión superior a 25 millones de dólares.

El grupo procesa más de 125 mil toneladas de atún al año. Dada la dimensión de esta empresa, que aglutina a 35 firmas pesqueras, su agenda corporativa ahora está impregnada de un tema fundamental: la seguridad alimentaria. Su captura de este 2021 superará la del año pasado, que de por sí fue enorme, dadas las condiciones de confinamiento masivo por la pandemia.

De tal suerte, la prioridad de Suárez en este momento se ha vuelto convertir a Grupomar en referente para la seguridad alimentaria. El grupo sostiene que la lata de atún es indispensable en la canasta básica. Los océanos son cada vez más vigilados por satélite. Constantemente brotan escándalos de barcos chinos violando vedas y generando denuncias en todos los continentes.

En países como Japón, esto es una cosa muy seria. Por eso es indispensable que México se suba a la agenda de seguridad alimentaria global con empresas sólidas, y Grupomar es una muestra de cómo puede hacerse eso desde aquí.

 

Referencia: https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2021/8/26/suarez-con-buques-atuneros-a-tope-329505.html

Compártelo en tus redes sociales